A los grifones les encantan las cosas suaves!

A los grifones les gusta dormir sobre algo suave y esponjoso, un cojín suave, una camita de perro con una sabanita suave, pero especialmente y por encima de lo demás, tu cama o tu sofá. No conozco muchos dueños de grifones que hayan sido capaces de convencer a sus peludos amigos de que el sofá no es su sitio, yo nunca he podido de hecho.. Les encantan las cosas suaves y esponjosas y ya está.

Binoche adora a su 'Knorrie'

Les encantan los sitios suaves para dormir, a la mayoría de grifones les encantan los peluches también, dormir con ellos y jugar con ellos. Binoche adora a Knorrie, su nuevo amigo.

Pero no sólo de juguetes vive el grifón! Prácticamente cada dueño de un grifón ha vivido la experiencia de ver a su peludo compañero huyendo con un calcetín recién robado del cubo de la ropa o cazado de algún cajón que dejamos abierto medio segundo.. Eso es tiempo más que suficiente para que tu grifón se agencie un buen puñado de calcetines y los reparta por toda la casa para que sigas el rastro..

Hacer que tu grifón “desaprenda” a cazar tus calcetines es ardua tarea.. Te comprenden a la perfección cuando les riñes y les dices lo malos que son y que tienen sus propios juguetes para jugar. Entonces coges uno de sus juguetes, se lo enseñas, se lo das y tu grifón lo coge marchándose encantado de la vida con el juguete en su boca- lección aprendida! Pero…una semana después lo pillaras de nuevo con un calcetín en su boca.. Le gustan demasiado y la mayoría de dueños de un grifón lo saben de sobra. Lo bueno de todo esto es que normalmente no se van a tragar el calcetín – como algunos labradores que conozco sí suelen hacer. Por tanto lo que suelo hacer es darle un par de calcetines viejos a mi grifón, para él sólito, atados con un nudo. Y sabéis qué?? El secuestro de los demás calcetines acaba!

La mayor felicidad para un grifón es una camita suave para dormir... Y unos calcetines!!

La mayor felicidad para un grifón es una camita suave para dormir… Y unos calcetines!!

Los grifones aman masticar cosas. Trozos de madera, pelotas, muñecos masticables.. Desgraciadamente también tienen tendencia a matar a sus muñecos al cabo de un tiempo de convivir don ellos. A veces les duran unos minutos, a veces les duran meses.. Lo primero que suelen atacar son las orejas, después la cola, finalmente la cabeza es arrancada y el pobre peluche es desmembrado y destripado.. Como dice el refrán, hay amores que matan

Otto, el asesino de peluches

Otto, el asesino de peluches, parece un poco avergonzado una vez que observa la dimensión de la tragedia que acaba de llevar a cabo…